El Ministerio del Interior estudia la posibilidad de incrementar de forma permanente la plantilla de policías nacionales y guardias civiles en Cataluña, donde dispone en la actualidad de más de 6.000 funcionarios de ambos cuerpos. La movilización de agentes se incentivaría mediante el pago de un complemento de territorialidad similar al que se abona en el País Vasco.